Dedo engatillado o en gatillo

¿QUÉ ES?

También conocido como “tenosinovitis estenosante”. Es una afección en la que alguno de los dedos queda atascado en posición de flexión.

Se produce cuando la inflamación estrecha el espacio dentro de lo que rodea el tendón del dedo afectado. Si la afección es grave el dedo quedará de forma permanente en estado de flexión, sino, con un chasquido podrá estirarse o flexionarse.

El dedo en gatillo es más frecuente en mujeres y en personas con diabetes.

CAUSAS

Los tendones son fibras que unen los músculos a los huesos. A su vez, los tendones están rodeados por una vaina, si esta se irrita o inflama se produce lo que llamamos el dedo engatillado.

Una irritación o inflamación prolongada de la vaina puede producir engrosamientos o nódulos que dificultan más el movimiento y agravan la afección.

FACTORES DE RIESGO

Serán más propensos a padecer el dedo engatillo en función de los siguientes criterios:

  • Agarre reiterado: las actividades que supongan el uso repetitivo de las manos y el agarre prolongado de objetos puede aumentar el riesgo.
  • La diabetes y la artritis reumatoide son problemas de salud que provocan esta afección con mayor facilidad.
  • Sexo: es más frecuente en mujeres.
  • Cirugía del síndrome del túnel carpiano: puede surgir como una complicación asociada a esta cirugía , especialmente durante los 6 meses posteriores a la operación.

TRATAMIENTO

  • Antiinflamatorios: útiles para aliviar el dolor, aunque no tanto para solucionar la afección. (Ej.: ibuprofeno, naproxeno)
  • Descanso: para casos leves puede ser útil guardar reposo de la zona afectada.
  • Férula: deberá recetarlo un especialista una vez valorada la gravedad del dedo engatillado, pero podrá recomendar el uso de una férula, durante aproximadamente 6 semanas, para mantener el dedo extendido.
  • Ejercicios: es recomendable hacer ejercicios suaves para propiciar el estiramiento del tendón. 
  • Inyección de esteroides: tendrá que ser inyectado en la vaina del tendón por un especialista. Ayuda a reducir la inflamación y pudiendo de esta manera recuperar el movimiento. Puede ser necesaria más de una inyección. 
  • Liberación percutánea: se insensibilizará la mano y el médico introducirá una aguja en el tejido que rodea al tendón, moverá la aguja y el tendón ayudando a descomprimir la zona y recuperar la movilidad. 
  • Cirugía: en los casos más graves, el cirujano hará una pequeña incisión cerca de la base del dedo que está afectado, abriendo posteriormente otra incisión en la zona de la vaina tendinosa que comprime.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s